© 2019 latiendadelabuelo.com.mx

Las sillas para ducha resultan ideales para el aseo del paciente en los espacios ya existentes sin necesidad de realizar obras adicionales para su colocación. Suelen estar provistas de una palanca, normalmente situada debajo del asiento, que permite el cambio de posición a cada 45º o 90º.

 

Existen factores que facilitan la elección de la silla para ducha ideal. Principalmente, el tipo de paciente con el cual utilizaremos dicho producto, analizando el grado de movilidad, edad y enfermedad. Por otra parte, hay que analizar el entorno, el espacio del cual se dispone, donde se utilizará la silla para ducha; para ello habrá que medir el ancho y largo de la bañera.

 

Una vez completado el análisis de los factores mencionados anteriormente se procede a elegir el tipo de silla. Las más convenientes son las giratorias; existen aquellas adaptadas para bañera en acero o aluminio, con asiento abierto o entero. Asimismo, están aquellas que poseen asientos giratorios para el uso exclusivo en los pisos de ducha provistos de patas regulables en altura, reposabrazos abatibles o fijos. Todos los modelos tienen agujeros para una evacuación sin dificultad del agua sobrante.