© 2019 latiendadelabuelo.com.mx

En cualquier caso de enfermedades, lesiones o movilidad reducida, lo importante es saber cómo mejorar la calidad de vida del paciente. Un elemento fundamental para cualquier enfermo con movilidad reducida es la cama de hospital, el sitio donde descansa esa persona y combate su enfermedad. Es ideal conocer los tipos de camas hospitalarias para poder elegir la que le ayude a mejorar su calidad de vida.

 

Es importante pensar en su ubicación dentro de la habitación, evitando corrientes de aire por puertas y ventanas y la luz directa del sol. La cama de hospital puede incorporar ruedas en sus patas, un sencillo sistema que es tremendamente útil, para mover la cama por la habitación para limpiar o acceder al baño.

 

El tamaño de la cama hospitalaria debe ser lo suficientemente amplio para que el paciente pueda descansar con total bienestar. Además, colocar barandillas a ambos lados de la cama, evitará accidentes por caídas. Las barandas son un punto de apoyo fundamental para incorporarse y moverse cuando se desee.